Llámenos al
974 239 174
876 041 483
les atenderemos
personalmente

Tratamiento de suelos

 

¿Qué tratamientos requiere cada tipo de suelo?
Debemos previamente, agrupar las distintas superficies en función de sus características comunes, obteniendo de esta forma tres tipos generales de paramentos horizontales.

Revestimientos duros: Terrazos, Mármoles, Baldosa... Los revestimientos duros se tratarán con productos neutros en base agua, una vez realizado un barrido preliminar. Si así se determina, serán tratados con productos abrillantadores, con el fin de obtener mayor resistencia al tráfico y un mejor aspecto. En el caso de que el suelo lo requiera y así se acuerde, se realizará un pulido de las superficies mediante la subcontratación de pulidores.

Revestimientos blandos: Sintasol, Linoleum, Goma... Los revestimientos blandos se sellarán con ceras metalizadas, consiguiendo brillo y resistencia y obteniendo mejoras al poder realizar el mantenimiento diario con mopas húmedas, con la frecuencia establecida, se procederá a la renovación del tratamiento base.

Decapado.

El decapado es una operación de limpieza que consiste en el lavado a fondo de un determinado pavimento, con la finalidad de eliminar todas las antiguas capas de cera, barnices, etc., dejándolo preparado para la aplicación de un tratamiento de conservación y mantenimiento, deberemos prestar especial atención a aquellas zonas de menor tránsito donde la suciedad será mayor como las esquinas, rincones, etc., en la operación de decapado se suelen utilizar productos decapantes, es decir, productos fuertemente alcalinos.

Cristalización.

Es un tratamiento específico que se utiliza exclusivamente en pavimentos calcáreos, es decir, en aquellas superficies que presentan Carbonato Cálcico como el mármol y las piedras calizas duras, etc., la cristalización consiste en dos acciones, una acción mecánica y una química. La acción mecánica consiste en el lijamiento de la superficie, y la acción química consiste en la transformación que tiene lugar entre sustancias en otras nuevas, para cerrar la porosidad del pavimento y obtener un efecto de protección y abrillantado mediante un producto cristalizador o vitrificador.

Sellado de pavimentos porosos.

El sellado consiste en cerrar o tapar la porosidad de las superficies, con el fin de impedir que la suciedad y la humedad, vuelva a introducirse en el pavimento, esa operación suele ser muy apropiada para los suelos duros, para evitar que suelten polvo.

Encerado o aplicación de emulsiones.

Consiste en el cierre de los poros, proporcionando a los pavimentos un acabado brillante y resistente a las manchas, las emulsiones protectoras que se utilizan son productos compuestos por cera y /o polímeros disueltos en agua. Estas emulsiones pueden ser abrillantables o auto brillantes, y el número de capas a aplicar dependerá de la porosidad que presente el pavimento, las emulsiones auto brillante proporcionan el brillo que la superficie va perdiendo con el uso.

Imprimir Correo electrónico

1
10
11
12
14
15
20150512
3
4
5
7
8
9
IMG 5059
IMG 5068
IMG 5072
IMG 5082
IMG 5093